jueves, 13 de agosto de 2020

Sanó pega largo cuadrangular


Miguel Sanó descargó todo el poder de su cuerpo de 272 libras en un swing violento, como siempre lo hace. 
Durante su reciente prolongado letargo, las pelotas con demasiada frecuencia fallaban ese bate y desaparecían en la mascota del receptor. 
Esta vez, hizo contacto.
 Fuerte contacto.
 La pelota, nuevamente, desapareció.
El cuarto jonrón de Sanó de la temporada supuestamente aterrizó en el piso superior del jardín izquierdo en Miller Park, en algún lugar cerca del final del tobogán de Bernie Brewer.
Statcast proyectó que la pelota viajó 442 pies desde el plato, asegurando una ventaja de seis carreras sobre Milwaukee en la tercera entrada el miércoles por la noche durante la victoria de los Mellizos por 12-2.
No está claro si alguien puede confirmarlo con evidencia visual.
 “No lo vi aterrizar”, dijo el analista de televisión de los Cerveceros Bill Schroeder.
 “¿Pasó por el rellano de Bernie?”
Y él, en teoría, tuvo los ojos puestos en esa pelota de béisbol en algún momento. 
Observando desde los monitores en Target Field, la cabina de televisión de los Mellizos estaba igualmente perpleja.
“¿Está en el tobogán?” preguntó el analista de los Mellizos Jack Morris.
“No tengo idea de dónde aterrizó eso”, respondió el locutor de los Mellizos, Dick Bremer, simplemente aceptando la conclusión de que la pelota, en algún momento, pasó sobre la cerca. Debido a la habilidad de Sanó para los jonrones prodigiosos, el cañonazo de 442 pies fue solo el decimocuarto más largo de su carrera.
EL DATO
Statcast afirma que la pelota dejó el bate de Sanó a 113.8 mph, por lo que simplemente no puede haber desaparecido. De alguna manera, solo igualó el cuarto jonrón más fuerte de su carrera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Indios de San Francisco barren a Soles; pasan a final de la LNB

París  París Bass realiza una ofensiva ante Nehemias Morillo y Kelvin Peña. Los Norteamericanos París Bass y Greg Foster Se combinar...