miércoles, 4 de septiembre de 2019

Sorprende noticia de mujer de 39 años que ha procreado 44 hijos con el mismo hombre


Durante todo su matrimonio la mujer ha tenido seis gemelos, cuatro juegos de trillizos, seis juegos de cuatrillizos y solo dos nacimientos únicos e increíblemente todos con el mismo hombre.
Tiene 39 años, vive en Uganda y ha dado a luz a 44 hijos.
 No es una historia de terror, ni un experimento científico del que apenas hasta ahora nos estamos enterando.
Es la situación real de esta mujer que podría convertirse en la persona más fértil sobre el planeta Tierra.
Su nombre es Marion Nabatanzi y desde hace varios años viene robándose las páginas de medios a lo largo y ancho del mundo, debido a su particular familia: 
Tiene 23 varones, 21 niñas y ha perdido seis hijos.
Pero detrás de la numerosa familia de Marion se esconde una trágica infancia.
Marion fue vendida por sus padres cuando apenas tenías 13 años.
 Quien la compró fue un hombre 27 años mayor que ella.
 Se casaron, pero la entonces menor no entendía lo que esto significaba.
Durante todo su matrimonio la mujer ha tenido seis gemelos, cuatro juegos de trillizos, seis juegos de cuatrillizos y solo dos nacimientos únicos e increíblemente todos con el mismo hombre.
Poco tiempo después de su matrimonio tuvo sus primeros bebés, gemelos. 
Al año siguiente trillizos y al siguiente, cuatrillizos.
A sus 39 años Marion ya tenía más hijos que edad:
44 pequeños. 
Durante su vida ha tenido seis gemelos, cuatro juegos de trillizos, seis juegos de cuatrillizos y solo dos nacimientos únicos.
Como en la mayoría de los hogares de Uganda, las condiciones económicas de la numerosa familia de Marion son críticas.
Su esposo nunca ha estado presente en la crianza de los hijos y, como ella misma lo manifestó en una entrevista otorgada a Kenya Citizen TV, el hombre la ha maltratado y la responsabilidad de mantenerlos a todos recae casi toda sobre sus hombros.
Cada día Marion necesita al menos 10 kilos de maíz, 7 kilos de fríjoles y 4 kilos de azúcar para alimentar a su familia. Por supuesto, dejando de lado toda la alimentación balanceada que un niño necesita para crecer y desarrollarse de manera integral.
Pero pese a las dificultades, Marion conserva la esperanza de que sus hijos puedan obtener en algún momento la educación y los implementos básicos necesarios, ya que como ella comenta para el medio local, “tengo la esperanza de que mis hijos vayan a la escuela porque todos tienen grandes ambiciones de ser doctores, maestros y abogados. Quiero que logren sus sueños, algo que no pude hacer yo”.
Testimonio de la mujer
“Sé que estos niños son un regalo de Dios que tengo que cuidar como un tesoro, así que hago todo lo posible por arreglármelas para ellos”, comenta Marion agregando un mensaje sobre las consecuencias que tiene algunas prácticas lamentables que aún se ven en diferentes culturas, como el hecho de vender a las niñas para que se casen con hombres, que en la mayoría de las ocasiones las tratan más como objetos que como compañeras de vida.
Una historia que aunque impactante, nos hace reflexionar sobre las condiciones de vida con las que contamos y las desigualdades económicas y sociales a las que centenares de mujeres aún se ven sometidas en el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario