miércoles, 28 de agosto de 2019

Cárcel Najayo habrían sido negligentes con reo murió


Miguel Ángel Natera, el recluso venezolano que murió la madrugada del lunes 19 en la cárcel de Najayo, no recibió la atención médica que requería. 
Esa misma mañana tenía cita en el Hospital Oncológico Heriberto Peter.

El día 6 acudió al tribunal a solicitar un cambio de condena e ingreso a un sanatorio y pese a su estado, la jueza de la ejecución de la pena y el Ministerio Público lo rechazaron.
Personas vinculadas al hombre de 61 años explicaron que estuvo acostado durante toda la audiencia menguado por el dolor.
“Querían un diagnóstico final del oncológico pero sucede que estaba en exámenes todavía y supremamente mal. 
Más que exigir eso debieron permitir el cambio para que lo ingresáramos a un hospital”, expusieron.
Contaron que cada vez que tenía cita vivía un viacrucis para salir del penal, nunca había transporte o llegaban tarde y los agentes ponían presión, actitud déspota.
 Reconocen que algunos colaboraban.
El miércoles 14, en el Peter le indican una transfusión de sangre urgente a la que la dirección carcelaria fue indiferente y es al día siguiente cuando obtiene un pase para ir al hospital Juan Pablo Pina, en San Cristóbal.
“En el oncológico no lo dejaron porque no estaba diagnosticado aun. 
Lo llevaron al Pina al mediodía cuando les dio la gana, porque el permiso dizque lo envían a la capital y de allá esperaban la repuesta”.
Mas, el drama siguió.
 No lo ingresan por falta de espacio y lo devuelven a la prisión, fue imposible conseguir una nueva autorización para internarlo en otro lugar y los encargados del recinto, que tenían una fiesta ese día, dijeron que había que esperar hasta el lunes por la ausencia del personal por el feriado de la Restauración.
Pasó todo ese tiempo en estado crítico hasta que falleció el lunes a las 12:55 de la madrugada.
 El compañero de celda que lo atendía avisó a los agentes pero el cuerpo permaneció alrededor de 14 horas tirado en espera del médico legista.

0 comentarios:

Publicar un comentario