lunes, 24 de junio de 2019

La desigualdad existente en RD se debe a políticas públicas ineficaces


Pese a ciertas mejoras en los últimos años, el bienestar de la población en República Dominicana no se corresponde a su crecimiento económico mientras que no es necesario sobre dimensionar la extrema desigualdad que se vive en el país, ya que es el resultado de un modelo económico que no distribuye y unas políticas públicas ineficaces en el mejor de los casos, según expresó la economista y catedrática Rosa Cañete Alonso.

En otros casos, agrega, su diseño e implementación están hechos para garantizar privilegios a algunos mientras la mayoría de la población queda excluida de los frutos del desarrollo.

“Es urgente poner al Estado en su conjunto a trabajar por el bien común y no al servicio de élites económicas y políticas”, precisó la también investigadora asociada del Centro de Estudios Padre Alemán de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (Pucmm).
Cañete Alonso, responsable regional de Desigualdad, Fiscalidad y Captura del Estado para Oxfam, expuso estos planteamientos en la serie “Notas de Debate”, publicación electrónica que recoge ensayos del equipo de investigadores del Centro de Estudios Padre Alemán, en la cual se analizó el tema “¿hace falta exagerar cuando se habla de desigualdad en la República Dominicana?”.

“Recientemente se ha dado un debate sobre las mediciones de pobreza y desigualdad en el país. Desde el Gobierno se presentan los logros que arrojan las cifras oficiales y se habla de que quienes abordan el tema, sobre dimensionan el problema de la desigualdad y además lo vinculan al modelo económico dominicano sin ser suficientemente rigurosos”, precisó.

Desde su óptica no hace falta sobre dimensionar la desigualdad. A su entender, los avances que muestran las cifras oficiales son decepcionantes.
Según el propio Sistema de Indicadores Sociales de la República Dominicana (Sisdom) del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (Mepyd), en 2016 mientras los dos millones de personas más pobres del país accedían a menos de 5 de cada 100 pesos producidos, los dos millones con mayores ingresos se quedaban con 53 de cada 100 pesos.

El 20% más rico de la población concentra más ingresos que el 80% restante. Esta distribución casi no ha cambiado desde el 2000.

El 20% más pobre pasó de tener el 3.7% del ingreso nacional a un 4.5% y el 20% más rico pasó de controlar el 58.4% al 53.3%. Es decir, hubo una leve mejora, pero muy leve y más aún cuando durante estos años el país ha liderado las tasas de crecimiento en la región, explicó Cañete Alonso.

Desafío. El modelo económico dominicano tiene dificultades para generar empleo, afirmó.

Los sectores que más aportan al crecimiento son aquellos que menos empleo generan, tal como el sector de las telecomunicaciones, el de las finanzas, el de seguros o el de manufacturas que ha ido reduciendo su aporte al empleo total desde el 2000 al 2016.

La mayor parte del empleo se genera en el sector informal, el cual tiene muy poco valor agregado al crecimiento económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Indios de San Francisco barren a Soles; pasan a final de la LNB

París  París Bass realiza una ofensiva ante Nehemias Morillo y Kelvin Peña. Los Norteamericanos París Bass y Greg Foster Se combinar...